¿De qué sirve ser bueno?


Pregunta

Mi pregunta es con respecto a lo que dice Ezequiel 33:12-16

12 »Tú, hijo de hombre, diles a los hijos de tu pueblo: “Al justo no lo salvará su propia justicia si comete algún pecado; y la maldad del impío no le será motivo de tropiezo si se convierte. Si el justo peca, no se podrá salvar por su justicia anterior. 13 Si yo le digo al justo: ‘¡Vivirás!’, pero él se atiene a su propia justicia y hace lo malo, no se le tomará en cuenta su justicia, sino que morirá por la maldad que cometió. 14 En cambio, si le digo al malvado: ‘¡Morirás!’, pero luego él se convierte de su pecado y actúa con justicia y rectitud, 15 y devuelve lo que tomó en prenda y restituye lo que robó, y obedece los preceptos de vida, sin cometer ninguna iniquidad, ciertamente vivirá y no morirá. 16 No se le tomará en cuenta ninguno de los pecados que antes cometió, sino que vivirá por haber actuado con justicia y rectitud.”

Habla de un vigilante que debe preveer a la gente cuando se porta mal, pero Dios es injusto, pues dice que Dios perdona a los malos cuando dejan de hacer maldades pero no a los buenos cuando cometen un error, sus bondades pasadas no los redimen…entonces ¿cómo?… ¿más me vale ser mala y luego redimirme? ¿de qué me sirve entonces ser bueno, si un pecado mio me va a condenar y lo de más “bueno” que haya hecho no me va a salvar?

Respuesta

Primero: Dios siempre es justo, él no cambia y es siempre el mismo, él es nuestro padre y quien “dicta las reglas”, nosotros somos sus hijos y estamos sujetos a sus reglamentos, así como los hijos a los padres en la tierra, aún cuando a los hijos les pueda parecer injusta la actitud de sus padres, como por ejemplo cuando un adolescente dice: “mi papá es injusto, no me deja salir con mis amigos porque piensan que no son buena influencia”, pero en realidad el padre es justo, ya que lo que le está evitando al hijo es que termine siendo adicto del alcohol o de las drogas como sus “amigos”. Por lo tanto, como hijos de nuestros padres terrenales y nuestro padre celestial, no podemos juzgar la forma en que nos cuidan ni cómo proceden, sabiendo que siempre lo hacen para bien nuestro.

Ahora, en el ámbito bíblico, te diré lo siguiente: La historia del pueblo de Israel tiene muchísimos años, y así como los padres terrenales educan y disponen reglas para sus hijos de acuerdo a su edad, así también Dios “nos ha educado” a lo largo del tiempo, a los niños primero se les da leche materna y conforme van creciendo y se hacen capaces de ‘masticar’, entonces pueden empezar a comer carne”. Te hago ésta analogía porque se adecúa a lo siguiente: El antiguo testamento es todo lo de la biblia que fue antes de que viniera Jesús, cuando el pueblo de Israel era ‘bebé’ por decirlo de alguna forma espiritualmente. Para que tengas una idea, existía la esclavitud y también la poligamia. En conclusión, del antiguo testamento debes de tomar ‘lo bueno’, ya que después vino Jesús y cambió muchas cosas. Cambió demasiadas cosas, pero no totalmente, por lo cuál hay muchas cosas buenas que sirven, y hay otras más que pueden ser confusas. Sin embargo te exorto a que eso no te desanime, muchas veces te enfrentarás con cosas que no son del todo claras, pero precisamente para eso quiero ayudarte.

En el antiguo testamento, así era precisamente, el que era bueno toda su vida, y cometía un pecado y se moría, no tenía salvación, y si una persona era mala toda su vida, pero se arrepintió y se moría, era perdonado y salvado. Todo cambió cuando vino Jesús, porque él fue el salvador de todos y murió por nuestros pecados. Sé que muchas veces lo has escuchado, pero aquí está precisamente el sentido, muchas personas no lo saben, pero aquí está el secreto: “Jesús murió por nuestros pecados” porque después de él, esa regla no se cumple más, es decir, no importa si eres malo durante toda tu vida y te mueres siendo malo, o si fuiste bueno toda tu vida y te mueres en pecado, te salvarás siempre y cuándo creas que Jesús murió por nosotros con el propósito de salvarnos, si te arrepientes y te bautizas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Después de Jesús, la salvación es un regalo de Dios, no es algo que se pueda ganar o perder por medio de nuestros actos, y ésto es algo que muchas personas también ignoran. Pero tú, si quieres estar en el cielo, y ser salvado, lo que tienes qué hacer es arrepentirte de todo lo malo que hayas hecho en tu vida, confesar que Jesús es tu Señor y tu salvador y bautizarte por inmersión en el agua en el nombre del Padre, del Hijo y del espírutu santo. De esa forma, ya sabes tú que si haces eso, serás salvada e irás al cielo, lo único diferente será qué tan grande será tu recompensa en el cielo, por lo que después de todo, tienes un premio por portarte bien y ser buena.

Por otro lado, mira lo que dice unos cuántos después con respecto a la justicia de Dios en Ezequiel 33:17-20:

»Los hijos de tu pueblo dicen: “El Señor no actúa con justicia.” En realidad, los que no actúan con justicia son ellos. 18 Si el justo se aparta de su justicia y hace lo malo, morirá a causa de ello. 19 Y si el malvado deja de hacer lo malo y actúa con justicia y rectitud, vivirá. 20 A pesar de esto, ustedes siguen repitiendo: “El Señor no actúa con justicia.” Pero yo, israelitas, los juzgaré a cada uno de ustedes según su conducta.»

Thank you for reading

If you enjoyed this content please consider making a donation through paypal.





Please don’t forget to rate this post.

If this post make you reflect and made a change in your life, please spread the word.

Finally, if you want to walk the extra mile, see how else you can support us.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)